bebe

10 consejos para preparar la habitación del bebé

Queda muy poco tiempo para que la familia se amplíe. Los nervios, la incertidumbre, las ganas de verle por fin la cara… Si tu vivienda ya estaba llena de vida, ahora además la inundarás de magia con un recién nacido.

Atiende a estos sencillos consejos y podrás sacar el máximo partido a la habitación del bebé; su primera morada:

1. No esperes al último momento. El embarazo y el parto no son ciencias exactas. Y un adelanto imprevisto puede suponer que tengas que improvisar en la nueva habitación de la casa, su distribución y decoración.

2. Crea en la habitación un ambiente luminoso y calmado. Los colores pastel para las paredes, rematados por maderas suaves, dan un aspecto cálido y tranquilo a la estancia. Un punto de luz es muy importante para que el bebé no esté a oscuras si se despierta repentinamente. Te aconsejamos añadir tiras de leds en los zócalos o tener cortinas que dejen pasar luz natural a la habitación. Todos estos detalles tendrán un efecto positivo en el pequeñín de la casa, ya que influirán beneficiosamente en su sueño.

3. Despeja la habitación y no la recargues con demasiados muebles ni complementos. Facilitará la movilidad por la estancia sin obstáculos.

habitacion_bebe

4. Aunque inicialmente será más cómodo y práctico que duerma a tu lado, más adelante podrás decantarte por una habitación independiente, idealmente cerca de la tuya. Los ciclos de sueño y comida en los pequeños son cortos, así que tenlo en cuenta a la hora de ubicarlo.

5. Da un toque de color al cuarto del bebè. Un viejo fichero pintado, cojines de colores, peluches o incluso un sillón de un tono subido, pueden dar el contrapunto travieso a tanta paz y tranquilidad. En caso de que el cuarto sea pequeño te aconsejamos hacer uso de muebles neutros, ya que ayudan a crear sensación de amplitud.

6. Juega con la posibilidad de inventar dormitorios distintos para tu hijo según el momento que esté viviendo. Lámparas, cortinas, cuadros, alfombras… te permitirán crear un ambiente determinado y adaptable a la edad de tu niño. Cuando sea un recién nacido, haz uso de elementos con rallas, estrellas y muñecos. A medida que crezca cámbialos por vinilos o papel pintado con grafitis, así su mundo se adaptará a su crecimiento. La ventaja que ofrecen los complementos es la posibilidad de crear habitaciones totalmente diferentes cuando lo desees.

7. Puedes crear su propio territorio. Decora un rincón de la habitación con palabras cruzadas, el lettering está de moda. Otra opción muy divertida es adornar una puerta o frente con una pizarra metálica y juguetes, papeles o fotografías que tengan imanes y se puedan pegar gracias a su atracción.

8. Si eres de los que cree que la disposición de los muebles puede generar bienestar y armonía, puedes decantarte por técnicas de Feng Shui a la hora de distribuir los diferentes elementos en la estancia.

foto feng shui

9. La seguridad del bebé es lo primero. Ten en cuenta el uso de pinturas no tóxicas, muebles con bordes redondeados, protectores de enchufes, cajones, puertas y ventanas, además de cubre radiadores.

10. Dispón de juguetes que faciliten el desarrollo de sus sentidos, como los móviles, a través de los cuales el bebé va a explorar el mundo. Serán muy estimulantes para el niño y permitirán pasar los primeros momentos divertidos en familia.

Siguiendo estas pautas acabarás recordando la paz que se siente al disfrutar, junto con el bebé, de su primera habitación.

No hay comentarios

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.